¿Tienes algún implante y necesitas ortodoncia?

Por lo general podemos decir que en la mayoría de los casos es preferible realizar los tratamientos de ortodoncia de manera previa a la colocación de los implantes dentales. Sin embargo, a veces un paciente que ya dispone de implantes, precisa correcciones de ortodoncia para mejorar su oclusión. Esto en la mayoría de los casos es posible, pero son muy limitados los tratamientos de ortodoncia que podremos realizar. Un implante se coloca en el el mismo emplazamiento que la pieza dental retirada o perdida, y esta pieza dental mantendrá la misma posición desde su colocación. De acuerdo con la posición que tenga el diente reemplazado por el implante el tratamiento de ortodoncia será diferente.

Schnes Mdchen beim Einsetzen einer ZahnspangePor ejemplo, en el caso de que el diente esté situado más a la parte trasera del arco dental (el segundo molar), puede que no tenga influencia sobre los dientes más alejados hacia adelante. Por contra, si un incisivo superior es un implante dental y éste queremos que empuje a los dientes frontales, esto plantea un problema, ya que todos los incisivos podrían alejarse menos que el implante, lo que sería antiestético y no funcional. Por lo tanto, es posible considerar la ortodoncia en presencia de implantes dentales, pero el estudio previo que deberemos realizar desde la clínica dental deberá ser más pormenorizado para que el tratamiento sea efectivo y su resultado positivo.

El papel que tiene la ortodoncia en la planificación de los implantes dentales puede ser esencial para la colocación de estos en cierto tipo de casos. Cuando no hay espacio suficiente para colocar debidamente un implante entre dos dientes o raíces, o estos están inclinados, el realizar los debidos tratamientos de ortodoncia, puede ser la única solución para que ese implante dental podamos colocarlo correctamente.

Estas correcciones pueden complicarse cuando nos encontramos en presencia de una maloclusión muy significativa que debemos corregir de manera urgente o en el caso de que tengamos que cambiar la posición de alguna pieza en particular y no realizar una ortodoncia más amplia. Hay que estudiar en profundidad las condiciones en las que se encuentran los dientes antes de colocar los implantes, se analizará la posición de la corona del diente (parte visible encima de la encía), y la posición y relación de su raíz.

Dependiendo del tipo de implante y lugar, debe haber un mínimo de ± 7 mm de espacio libre entre las raíces. Una inclinación incorrecta de las raíces podría dejar de tener esta área crítica necesaria. La planificación de movimiento ortodóntico es muy importante para permitir al médico (cirujano maxilofacial, periodoncista, dentista, etc.) la correcta colocación de los implantes.

Para planificar correctamente la colocación de implantes dentales, se requiere la obtención de radiografías especiales que permiten al cirujano visualizar estructuras en 3 dimensiones que rodean el sitio donde se colocará el implante.

Debemos diferenciar los tipos de implantes dependiendo la función que deseamos que realice y su durabilidad.

implanteUn implante dental permanente es una forma de prótesis dental fija diseñada para reemplazar uno o más dientes (coronas, puentes…) o apoyar una dentadura. Tal implante es voluminoso y debe permanecer en la boca de manera “permanente” o el mayor tiempo posible. Estos implante son los denominados osteointegrados, lo cual significa que hay una conexión directa estructural y funcional entre el hueso alveolar en la que se inserta y la superficie del implante dental (osteointegración). El objetivo es que el implante esté integrado en el hueso.

Un implante de anclaje temporal es un mini-tornillo utilizado temporalmente en la ortodoncia para poder realizar movimientos con los dientes que de otro modo sería difícil o incluso imposible. Son más pequeños y no tienen que osteointegrarse al hueso alveolar pues serán eliminarlos al final del tratamiento.

En resumen, aunque la principal diferencia entre estos dos tipos de implantes es que el implante dental es permanente y el implante de anclaje es temporal, hay que tener también muy en cuenta que los costes que suponen son también muy diferentes, pues un implante dental permanente cuesta más de 10 veces que uno de anclaje.

Respecto a la regla general para la colocación de implantes dentales lo correcto es que el paciente tenga la edad suficiente para que el crecimiento de su mandíbula se haya completado.

En el caso de los implantes osteointegrados, si estos se colocan en una mandíbula que no ha finalizado su total desarrollo y tamaño sobretodo en su crecimiento vertical, se puede originar un problema estético afectando al nivel vertical de los dientes, especialmente en la región anterior.

Generalmente, las niñas completan su crecimiento antes que los niños, pero siempre hay excepciones. Una chica podría tener un implante a los 17 años si es precoz en su desarrollo, mientras que un niño podría no estar listo hasta los 22 años si tiene un crecimiento tardío. En general, el final del crecimiento mandibular suele coincidir con el final de la adolescencia. La mejor manera de comprobar si el crecimiento se ha completado es tomar radiografías cefalométricas con la diferencia de un año y compararlas. Si no hay cambios, el crecimiento se ha completado a todos los efectos. La evaluación de la radiografía de huesos de la muñeca también puede evaluar la edad ósea y el crecimiento residual en los adolescentes.

En Clínica de Odontología Integral Doctores Pérez de Valladolid siempre informamos en profundidad a nuestros pacientes sobre los tratamientos, la duración de los mismos y nuestros presupuestos siempre definen perfectamente el tipo de tratamientos y actuaciones que se van a realizar y su valoración final total.

Últimas noticias

Deja tu comentario