Nuestra boca en vacaciones

En verano comemos más veces fuera de casa descuidando nuestra higiene bucodental y además consumimos más alimentos poco saludables para nuestros dientes. Hidratarnos es una de las tareas fundamentales pues en una boca deshidratada es más frecuente que existan infecciones, por lo que es recomendable beber unos dos litros de agua al día y tomar más verduras, hortalizas y frutas.

bocaPor ejemplo dos frutas de temporada fáciles de encontrar en la época estival en toda España son la sandía y el melón. Nos ayudan a cuidar de nuestra salud bucodental, y más del 90% de su composición es agua, por lo que nos mantienen hidratados y así evitaremos que se produzca un aumento de la densidad de nuestra saliva.

Con la llegada de los meses de calor  aumentamos el consumo de refrescos azucarados, helados y granizados. Estos alimentos elevan los niveles de ácidos que dañan el esmalte y favorecen la aparición de caries.

También en la época estival es más frecuente realizar actividades al aire libre por lo que el riesgo de sufrir golpes en los dientes es mayor. De hecho, en estas fechas se produce un aumento de patologías de origen traumático, especialmente en niños, en los que los traumatismos y fracturas de dientes aumentan en torno al 30%.

En cuanto a la protección solar, al igual que en el resto del cuerpo, no hay que olvidar proteger también los labios de la excesiva exposición al sol con un fotoprotector.

No tenemos que dejar a un lado nuestros hábitos de cuidado e higiene bucodental en los meses verano, y ante cualquier molestia o dolor que se perciba hay que acudir rápidamente a nuestro dentista como haríamos en otras épocas del año.

Últimas noticias

Deja tu comentario