Dificultad al morder, chasquidos al abrir o cerrar la boca…

Los trastornos de los músculos y la articulación temporomandibular (Trastornos de la ATM o también llamados TMJ *) son problemas que afectan las articulaciones y músculos de la masticación que conectan la mandíbula inferior al cráneo.

radiografiaLa disfunción temporomandibular es una alteración de las estructuras que integran la articulación temporomandibular y, según estadísticas, entre el 5 y el 10% de la población a edades comprendidas entre 45-50 años la sufren, siendo más común en mujeres (2-18%) que en hombres (0-10%).

Entre el 50 y el 66% de las personas con trastornos de la ATM tratan clínicamente el problema y aproximadamente, al 15% de ellos se les diagnostica un trastorno temporomandibular crónico.

Los síntomas son variados, apretar o rechinar los dientes (bruxismo), sensación de dientes frágiles o flojos, molestias al masticar, boca seca habitualmente, sensación de excesivo calor en la boca, etc.

Este trastorno genera otras afecciones que pasan a sumarse aumentando su complejidad, como la fibromialgia; dolor de cuello; de cabeza; oídos; dolor de ojos; inflamación en garganta y dificultad para tragar; etc.

Este tipo de afecciones secundarias generadas por los trastornos de la articulación temporomandibular explica por qué entre el 16 y 30% de los individuos padecen dolor pasados inclusive 5 años después del tratamiento.

Precisan tratamiento quienes:

1.- Sufren dolor y malestar de manera significativa.
2.- Cuando aparecen signos de artritis o lesión.
3.- Cuando la apertura de la mandíbula se ve limitada.

El enfoque terapéutico debe ser ante todo conservador y de carácter reversible, es decir, se debe evitar causar cambios permanentes en la estructura o la posición de la mandíbula y los dientes.

La mayor parte de los problemas son temporales y el 80% de las personas afectadas se recuperan en seis meses sin ningún tipo de intervención solo con tratamientos básicos para permitir que la mandíbula descanse mediante el uso de compresas y analgésicos suaves, fisioterapia, acupuntura, técnicas de retroalimentación biológica y relajación; etc.

Durante el tratamiento debemos seguir estos consejos:

  • alimentosdurosNo comer alimentos duros, mantener una dieta blanda durante algún tiempo, prohibirnos totalmente el consumo de goma de marcar, caramelos y dulces duros, e intentar evitar las grandes aberturas de la mandíbula como por ejemplo el bostezar de forma brusca.
  • Con frecuencia, siguiendo el tratamiento y los consejos médicos, los síntomas mejoran o desaparecen en unas pocas semanas después de su aparición.
  • Algunos ejercicios de mandíbula y la relajación muscular también ayudarán a mejorar la movilidad.

En Odontología Integral Doctores Pérez de Valladolid nos dedicamos al cuidado de la salud bucodental de nuestros pacientes desde hace más de 27 años. Aconsejamos y buscamos los tratamientos más eficientes, menos invasivos e indoloros posibles.

*TMJ (Temporomandibular Joint Dysfunction)

Últimas noticias

Deja tu comentario