Cuidados para los primeros dientes

Cuando al bebé le nacen los primeros dientes, se debe limitar la frecuencia de la lactancia materna durante la noche y quitarle el seno antes de que se quede dormido. A medida que la boca produce menos saliva durante el sueño, los dientes de tu bebé están menos protegidos frente a los azúcares de la leche durante la noche.

También tienes que evitar darle un biberón de leche a tu hijo en la cama para dormir que puedes sustituir por agua haciéndolo de forma paulatina disminuyendo la cantidad de leche durante 1 o 2 semanas hasta que la botella no contenga más que el agua. De esta forma evitamos, ya que los bebés no tienen adquiridos unos hábitos de higiene dental, que se vayan a la cama con el azúcar de la leche en la boca.

Ya sabemos que nunca debemos sumergir el chupete del niño en productos dulces como el azúcar o la miel aunque esta práctica les tranquilice. Y otro consejo para cuidar la incipiente dentición de nuestro bebe es usar anillos de dentición en lugar de galletas u otros alimentos similares dulces, hay varias tallas, una para cada una de las etapas de dentición:

  • Encías
  • Incisivos
  • Molares

Si le damos al niño zumos o alguna otra bebida dulce, hagámoslo solamente durante o después de una comida, pues el acto de comer aumenta la producción de saliva en su boca, lo que ayuda a combatir la acción de bacterias en los dientes. Entre las comidas, solo deberíamos darle agua.

Alrededor de la edad de 12 a 14 meses, hay que dejar paulatinamente el uso de la botella y entrenar al niño a beber de una taza.

Es importante ir disminuyendo la cantidad de azúcar que contienen los concentrados de zumo añadiéndoles agua.

Por lo menos una vez al mes, es conveniente inspeccionar el interior de la boca del niño para comprobar si hay caries. Levantar el labio superior para mirar sus dientes. También puedes ver los dientes situados en la parte posterior de la boca. Estar atentos a la presencia de manchas o líneas blancas a lo largo de las encías, debido a que la descomposición comienza a menudo allí.

La prevención, vigilancia y unos cuidados básicos en esos primeros meses pueden ser la diferencia entre una boca sana y otra que nos lleve a problemas futuros.

Últimas noticias

Deja tu comentario